domingo, 25 de septiembre de 2011

"Memorias de un viejo sueño"



Jhonnattan Arriola, mi amigo de toda la vida ha escrito un interesante y singular libro acerca de las amistades, el amor y la búsqueda de la felicidad, en este caso la propia felicidad; la que cada uno debe hacerse a lo largo de la vida. Y es por eso que en ésta oportunidad quiero aprovechar éste espacio para dedicarle algunas palabras.

Saber que publicaría un libro fue una gran noticia, y poder ser parte de éste momento en la vida de mi amigo ha sido muy grato, más si se trata del nacimiento de un libro, que viene a ser casi como un hijo, y que en su interior alberga todo tipo de imágenes (algo que apreciamos mucho por aquí).

Cuando finalmente tuve el libro en mis manos, lo primero que hice fue observarlo. Me parecía genial e increíble poder leer un libro escrito por mi amigo de toda la vida. Su olor, la textura de su tapa, sus hojas totalmente limpias; fue una sensación muy placentera.

Tenía mucha curiosidad por sumerjirme en ese mundo desconocido y ver con qué sorpresas me encontraba, y no me equivoqué. Hubo más de una.

"Memorias de un viejo sueño" es como una inmensa anécdota que te podría contar ese amigo que conoces desde hace mucho. Es una novela que entretiene, emociona, sorprende y te deja más de una ves con la boca abierta.

Fue muy placentero tumbarme en mi cama y convertirme en un testigo de todo lo que le sucede a Diego Cordero, el protagonista, y de vivir con él sus tragedias amorosas, conflictos existenciales, sueños, anhelos y experiencias que como todo joven también he compartido.

Muchas de estas situaciones cotidianas e irónicas me arrancaron sinceras risas e inevitables "¡qué!" o "¡No puede ser!".

El libro está lleno de detalles, momentos y situaciones llenas de humor. Abundan los personajes pintorescos y únicos; todo enmarcado en un ambiente muy nuestro, muy de Lima, de barrio; cálido y humano.

Pero no todo es felicidad. Como en la vida misma, hay altibajos y en la historia de Diego hay momentos en que parece que todo está perdido y enredado, rumbo a la peor crisis. Y ¿saben que sucede luego? Bueno, solo hay una forma de saberlo...

Diego es un joven como cualquier otro pero único como él solo y uno de sus principales atractivos es su capacidad de desnudarse ante el lector y hacerlo cómplice de sus dudas y temores y también de su descubrimiento del amor y el desamor.

Las tres bellas mujeres que coprotagonizan el relato: Ale, Ángela y Vanesa no solo seducen al protagonista sino que son un eje central a lo largo de la historia y nos llevan por caminos inesperados que estoy seguro ya han cautivado a más de uno.

Pero si lo que buscan es viajar en el tiempo o leer una historia ambientada fuera del Perú pues aquí la encontrarán.

El personaje de Diego crece y cambia con el paso de las páginas pero también conserva su esencia y sus tormentos que nos mantendrán en vilo y expectantes por conocer el desenlace hasta el último momento.





1 comentario:

Jhonnattan Arriola dijo...

Gracias por el post, Dibos. Realmente está muy bonito. Muchas gracias por dedicarme este gran escrito, compadre. Sabes que yo también te considero un gran amigo, de toda la vida y que aún nos esperan más de mil locuras por cumple, jeje XD. Sigamos con nuestros proyectos. Te quiero mucho, maestro.